Ideología

Ideología

De acuerdo al pensamiento de la iglesia, la escuela católica nace con una vocación muy clara: ser colaboradores de Dios para formar al hombre, y a éste como imagen de Jesucristo el Varón Perfecto (cf. Ef. 4, 14). Buscando responder a esto, Arxé Instituto se presenta esencialmente como una respuesta clara y definitiva de Evangelización, orientada no solo a los estudiantes, sino y principalmente, hacia la familia, como una extensión de la formación que la Iglesia promueve.

Para lograr esta meta hemos desarrollado un programa educativo que no sólo incluye el aspecto puramente intelectual del estudiante, sino que abarca todo su ámbito familiar, y que encuentra sus cimientos en Cristo y su evangelio, ya que solamente de esta manera podremos hablar de una formación integral del educando.

El educador colabora con el creador y está encargado de llevar a término el trabajo de Dios, esto es, revelarle al alumno quién es él, y quién es él para Dios. De esta forma el educador coopera con el alumno en esta búsqueda de lo trascendente, de lo que da sentido y motivación a toda su existencia, ya que solamente desde este fundamento sobrenatural se puede construir una vida auténticamente humana.

En Arxé Instituto consideramos que una formación integral debe buscar al mismo tiempo la excelencia en la preparación académica y la perfección espiritual de los estudiantes.

La excelencia académica es indispensable si queremos que los estudiantes se abran paso en un mundo cada vez más competitivo que exige de quienes han de triunfar, además de una capacidad especial, las herramientas intelectuales, técnicas y morales que puedan llevarlo a lograr sus metas y a ser fuente de progreso para la humanidad.

Unido a la excelencia académica, es necesario que el estudiante se entienda como parte de la creación animada por el Espíritu Divino, quien lo guía por este mundo hasta alcanzar la meta definitiva que es Dios mismo. Por ello en Arxé Instituto, el desarrollo espiritual no se basa simplemente en un conocimiento superficial de Dios y su misterio, sino que busca llevar al estudiante al centro de este misterio.

La suma de estos dos elementos educativos llevados a la perfección, constituye la meta y la fortaleza de Arxé Instituto.

Por ello, nuestro modelo educativo promueve en el educando y en la familia, medio natural en el que el educando se desarrolla, las herramientas, los ambientes y los elementos educativos que construirón la familia radicalmente cristiana, que dará como resultado el inicio de una nueva sociedad.